Cuatro técnicas para eliminar RAT’s de tu computadora

A menos que se persiga activamente, los dañinos troyanos de acceso remoto tienen la capacidad de vivir años sin ser detectados.

Con los números de detección de troyanos en aumento, la atención de los profesionales de seguridad se está volcando hacia los vectores que los facilitan.

Los troyanos de acceso remoto (RAT) son un tipo de programa de malware que permite a los hackers obtener de forma secreta el control administrativo sobre la computadora de la víctima.

Los programas malignos RAT funcionan al infiltrarse en la computadora y luego conectarse de nuevo al ciberdelincuentes, dándoles acceso no autorizado desde una ubicación remota.

Las RAT pueden ser tan perjudiciales como parecen. Una vez que se escabullen por tu computadora, las RAT permiten a los hackers usar tu micrófono y cámara. Asimismo, registrar la actividad en pantalla, alterar archivos personales y distribuir más malware a otras redes. Si se deja sin oposición, las infecciones por RAT solo empeorarán.

Afortunadamente, hay una serie de técnicas que pueden emplearse para prevenir y eliminar los RAT. Debes seguir leyendo para aprender cómo proteger tu computadora y mantener los RAT encerrados.

Conciencia individual

Obviamente, la mejor manera de eliminar los RAT de una computadora es evitar adquirirlos en primer lugar. La ruta más común que un RAT toma en una computadora es a través de archivos descargados, generalmente enviados como archivos adjuntos en correos electrónicos.

En las organizaciones con grandes centros de personal administrativo, esto les representa un mayor número de direcciones de correo electrónico. Dichos correos sirven para apuntar y tienen una mayor superficie de riesgo. Por ello la conciencia de los empleados sobre las prácticas de phishing se debe aumentar a través de una capacitación integral y recurrente.

Las tácticas de phishing evolucionan y, por lo tanto, el entrenamiento general de un día no es suficiente.

Saber no abrir archivos adjuntos de correo electrónico desde direcciones desconocidas, o incluso el correo electrónico en sí, es un paso vital para reducir el malware. Tampoco deben descargarse archivos de fuentes no confiables en la web, lo que permite a las organizaciones mantenerse vigilantes y libres de cualquier RAT.

Gestión de parches 

La segunda medida preventiva es garantizar que la gestión de parches esté constantemente actualizada. Las actualizaciones se implementan por buenas razones, por lo que es esencial que se descarguen rápidamente tanto para los sistemas operativos como para los navegadores.

Las actualizaciones no deben evadirse por ningún motivo. Los motivos por los que se evitan muchas veces son variados. Por ejemplo, los empleados desconocen que hay una actualización disponible. También si los parches se consideran como perturbadores irritantes para la carga de trabajo; todo esto crea una ventana de oportunidad para los hackers.

Para aquellos que luchan por mantenerse al tanto de la administración de parches, puede ser hora de invertir en una herramienta de administración de parches.

Seguir el rastro de migas

Si sucede lo peor y se socavan los esfuerzos de prevención, es hora de pasar a las fases de ubicación y eliminación. Sin embargo, los RAT solo se pueden eliminar una vez que se han detectado por primera vez. Por lo tanto, es vital saber y reconocer qué signos buscar, el rastro de migajas dejadas por el RAT.

Una de las señales menos obvias es una conexión de red más lenta. Al ser un síntoma relacionado con muchas dolencias, incluso los profesionales de TI experimentados pueden ser perdonados por experimentar problemas de conexión. Pocos expertos acusarán inmediatamente a los RAT invisibles de los problemas de conexión.

Sin embargo, es probable que, dada una velocidad de operación más lenta, se realice una autopsia. Esto probablemente resulte en que el auditor se encuentre con un puerto IP inesperadamente abierto.

Este es un claro indicio de que podría haber un RAT al acecho en las sombras. También debes buscar archivos alterados o eliminados, y programas desconocidos instalados en el dispositivo.

Cuando surgen sospechas, es hora de instalar software de seguridad de una fuente segura y confiable; aquí, debes tener cuidado. Idealmente, la computadora se desconectaría de Internet para garantizar que la sonda de seguridad pueda funcionar sin ser detectada.

Después de un análisis de seguridad completo, debes seguir los pasos recomendados enumerados por el software de seguridad para eliminar la amenaza. Una vez que la infección se ha eliminado con éxito, todos los detalles deben considerarse comprometidos. Se deben cambiar las contraseñas y explorar las cuentas para determinar el daño.

Herramientas de eliminación de troyanos

Es probable que los escáneres de antivirus normales no detecten RAT cifrados. Esto se demuestra por su capacidad de vivir sin ser detectados en las computadoras durante años.

El uso de soluciones antivirus y antimalware de buena reputación ayuda a garantizar que los RAT no puedan funcionar correctamente. Utilizarlos ayuda a mitigar cualquier actividad de recopilación de datos. Sin embargo, la mejor manera de apuntar y eliminar los RAT es mediante la inversión en una herramienta de detección de intrusos.

Las herramientas de detección de intrusos son eficientes y capaces de automatizar gran parte del proceso de eliminación. Pueden contener firmas que pueden detectar paquetes de troyanos dentro del tráfico de red. Si se configuran correctamente, incluso pueden detectar de manera confiable el tráfico cifrado.

Los administradores de seguridad continúan confiando en escáneres específicos de troyanos, ya que son las únicas piezas de software que pueden eliminar constantemente un RAT.

Aquí, la gracia salvadora es que los RAT tardan mucho tiempo en construirse. Por lo general, los empleados por los hackers se adquieren en lugar de construirse. Esto significa que los escáneres de troyanos o incluso un software antivirus más general pueden detectarlos.

Como son un método de ataque que lleva mucho tiempo, generalmente también se usan para corporaciones grandes donde proporcionan a los hackers unas ganancias decentes. Sin embargo, dado que cualquier computadora es un objetivo, hay que pagar por estar preparado.