La importancia de las copias de seguridad externas

Introducción

Los datos se han convertido en algunos de los activos más valiosos e irremplazables tanto para individuos como para empresas.

Ya sea que se trate de fotos de vacaciones, informes de ventas del año pasado o planes de estrategia corporativa de alto secreto, lo último que deseas es que tus datos se pierdan o caigan en las manos equivocadas.

Hacer copias de seguridad de archivos importantes utilizando un dispositivo de almacenamiento auxiliar se ha convertido en una práctica cotidiana de protección de datos, pero esta no es una solución segura.

Después de todo, los medios de copia de seguridad tienen el mismo riesgo de ser dañados o robados si se almacenan en el mismo lugar que la fuente de datos.

Para agregar una capa adicional de protección a tu valiosa información, muchas personas y compañías eligen almacenar tus copias de seguridad en un lugar externo, para mejorar sus probabilidades de pérdida de datos.

En este artículo, repasaremos parte de la historia y la tecnología detrás de las copias de seguridad de datos externas.

Asimismo, estudiaremos algunos asuntos prácticos a tener en cuenta al hacer una copia de seguridad remota de tus propios datos.

Un poco de historia sobre el almacenamiento auxiliar

La historia del almacenamiento auxiliar o externo se puede rastrear hasta el uso de tarjetas de papel perforadas como un medio para registrar y almacenar información.

Las tarjetas perforadas se inventaron en Francia a principios del siglo XVIII como una forma de controlar patrones en un telar textil, y durante el siglo XIX se adaptaron a otros usos.

Estos usos van desde calcular números hasta controlar a tocadores de pianos.

Sin embargo, estos casos de uso iniciales se utilizaron únicamente para instruir a la maquinaria y, de lo contrario, no almacenaron datos.

Esto cambió en 1890 como resultado del censo de los Estados Unidos.

El rápido crecimiento de la población del país y los nuevos requisitos de información demográfica más detallada significaron que la Oficina de Censos necesitaba mejorar drásticamente.

Para aumentar la eficiencia, debía procesar los datos del censo de manera oportuna.

Esta necesidad llevó a Herman Hollerith, entonces empleado de la Oficina de Censos, a desarrollar el Sistema de tabulación eléctrica Hollerith que utilizaba tarjetas perforadas para tabular y almacenar datos de población.

Las máquinas de tarjetas perforadas de Hollerith pronto se convirtieron en el estándar de la industria para el almacenamiento de datos.

IBM

Su compañía finalmente se fusionaría con el conglomerado que formaría International Business Machines, Inc., más conocido hoy como IBM, que continuaría produciendo tarjetas perforadas en la década de 1970.

Pero a medida que crecieron las necesidades de almacenamiento de datos de las empresas y los gobiernos, las tarjetas de papel perforadas se volvieron severamente limitantes.

La cantidad de datos que podían contener y, la rapidez con que las máquinas podían leerlos no eran las adecuadas.

Sin embargo, la tecnología avanzó y cada generación sucesiva de medios de almacenamiento auxiliares, desde cintas magnéticas hasta discos duros, disquetes y discos ópticos, trajo una densidad de área cada vez mayor.

La cantidad de bits de información que se pueden almacenar en una determinada unidad de espacio físico, en los medios de almacenamiento de la computadora aumentaron con tiempo.

Todo lo anterior contribuye a reducir el costo por megabyte de datos almacenables.

También permitieron velocidades de lectura y escritura más rápidas, lo que facilitó a las personas y organizaciones almacenar y recuperar sus datos.

Mover datos externamente

La necesidad de tener copias de seguridad de datos cruciales ha sido clara durante el tiempo que las personas han mantenido registros importantes.

Debido a que los originales podrían perderse o dañarse en un accidente, y los actores malintencionados podrían apuntar a información valiosa para el robo, solo se subrayó la urgencia de no solo respaldar datos sino también mantenerlos seguros.

Esto llevó a muchas personas y organizaciones a lo largo de los años a proteger sus datos en instalaciones de almacenamiento externas.

Sin embargo, almacenar datos de respaldo en una ubicación externa trajo una serie de desafíos logísticos.

Antes de la ubicuidad del software que puede transferir archivos rápidamente a través de Internet, la única opción de una organización para el almacenamiento externo implicaba mover físicamente los dispositivos de almacenamiento auxiliar.

Los rollos de cinta magnética o las pilas de discos duros tendrían que ser recogidos de la ubicación central y entregados a la bóveda de almacenamiento en automóvil.

Esto podría resultar extremadamente costoso para las instituciones que producen una gran cantidad de copias de seguridad de datos.

Debido a que los medios de almacenamiento se deterioran con el tiempo, era importante que las empresas que construyen instalaciones de almacenamiento sean conscientes de las limitaciones físicas de los almacenes de datos.

La cinta magnética tenía una vida útil estimada de aproximadamente 10 años.

Los disquetes tenían alrededor de 10 a 20, y solo se puede esperar que los tipos de medios ópticos más antiguos duren aproximadamente de 5 a 10.

Degradación

Esta degradación significaba que los dispositivos de almacenamiento más antiguos tendrían que ser regularmente ciclado y reemplazado por otros nuevos para evitar la pérdida de datos.

Independientemente del formato de almacenamiento que se use, las copias de seguridad de datos siempre han sido vulnerables a daños físicos.

Las causas más comunes son fuego, humo, agua, calor excesivo, desastres naturales e incluso polvo.

Por lo tanto, las instalaciones de almacenamiento administradas de manera privada también habrían tenido que construirse con controles contra estos factores ambientales.

Finalmente, estaba el problema siempre presente de mantener seguros los datos.

El cifrado de datos por computadora no tuvo una implementación amplia hasta fines de la década de 1970, e incluso entonces fue principalmente la herramienta de las grandes corporaciones y gobiernos.

Esto significaba que, en su mayor parte, la seguridad de sus datos era tan fuerte como la cerradura de su puerta.

En conjunto, esto supone una considerable carga de responsabilidad por parte de las empresas e instituciones que almacenarían las copias de seguridad en su propia ubicación externa.

No fue hasta finales de la década de 1980 que comenzaron a aparecer los servicios de copia de seguridad remota en la nube pública.

Esto se debió en gran parte al hecho de que, hasta ese momento, las velocidades del módem eran demasiado lentas para que la transferencia de datos por Internet fuera práctica.

Sin embargo, casi todos los servicios de copia de seguridad remota en este momento solo se centraron en clientes de nivel empresarial.

Lo que dejó a los consumidores y pequeñas empresas con pocas opciones sobre dónde almacenar copias de seguridad de datos de manera externa.

Alternativas de copias de seguridad en la nube

Con el auge de la computación en la nube a mediados de la década de 2000, junto con un amplio aumento en la cantidad de datos creados por organizaciones e individuos, el almacenamiento de datos basado en la nube se ha convertido en una solución conveniente y asequible.

Servicios como Crashplan o Backblaze son servicios de copias de seguridad en línea enfocados en clientes comerciales.

Del mismo modo, el aumento de los servicios de alojamiento de archivos como Dropbox también ha brindado a los consumidores la capacidad de realizar copias de seguridad de sus datos de forma remota.

Aunque las soluciones de almacenamiento en la nube pública como estas resuelven muchos de los problemas generados por los métodos anteriores de copias de seguridad de datos externas, todavía hay varios riesgos asociados con ellos.

Por ejemplo, los centros de datos remotos corren el mismo riesgo de desastres naturales que en cualquier otro lugar.

Por supuesto, cualquier proveedor de almacenamiento en la nube de buena reputación tomará medidas para mitigar estos riesgos particulares.

Dichas medidas incluyen materiales de construcción resistentes a incendios e inundaciones y planes de contingencia para cortes de energía.

Además, como cualquier otro tipo de empresa, un servicio de copias de seguridad remoto podría venderse, cerrarse o cambiar sus servicios, lo que podría dejar a los clientes en un lugar difícil mientras buscan alternativas.

A pesar de esto, las soluciones de copias de seguridad remoto aún ofrecen muchas características deseables.

Facilidad de uso

Por ejemplo, se encargan de toda la logística que implica la administración de una bóveda de datos.

Sus interfaces fáciles de usar reducen el costo de capacitar a los empleados sobre cómo usar el servicio.

Debido a que estas empresas se especializan en copias de seguridad y almacenamiento de datos, generalmente están mejor equipadas para adaptarse a nuevas tecnologías.

Estas empresas tienen soluciones innovadoras comparado con una empresa que administra su propio almacenamiento de datos externo.

Además, la mayoría de las empresas de almacenamiento en la nube tienen redundancia integrada en su infraestructura para evitar interrupciones o pérdida de datos.

Lo anterior ayuda a garantizar una alta disponibilidad de los datos de tus clientes. Aunque nunca está de más duplicar las copias de seguridad tú mismo, por si acaso).

Todo esto significa que los servicios de copias de seguridad remota suelen ser más baratos y fáciles que una solución externa completamente autoadministrada.

Empero, es importante investigar las opciones y características de cada uno antes de suscribirse a cualquier servicio de copia de seguridad remota.

Almacenamiento basado en objetos como una solución de copias de seguridad

En los últimos años, las soluciones de almacenamiento basado en objetos se han convertido en alternativas populares a los servicios tradicionales de respaldo externo.

Si bien los servicios de copias de seguridad en la nube pública son populares por su simplicidad y fácil implementación.

Los servicios de almacenamiento basado en objetos ofrecen un nivel de flexibilidad que podría adaptarse mejor a las necesidades de almacenamiento de algunas empresas.

Gracias al diseño del modelo de almacenamiento basado en objetos, los servicios de almacenamiento basados en objetos pueden permitir a los usuarios almacenar grandes cantidades de datos a un costo menor.

Este tipo almacenamiento es mejor si lo comparamos con los servicios de copia de seguridad remota o de intercambio de archivos.

Esto los hace altamente escalables, lo que es atractivo para las empresas que se están posicionando para el crecimiento futuro.

Además, debido a características como la replicación y la codificación de borrado, el almacenamiento basado en objetos facilita la duplicación de datos.

De esta manera brinda otra capa de protección contra la pérdida de datos y asegurando una alta disponibilidad.

El almacenamiento basado en objetos no siempre es una solución perfecta.

Ideal si un usuario necesita realizar cambios frecuentes en sus datos y realizar muchos accesos aleatorios.

Sin embargo, si necesitas un almacenamiento de archivos relativamente estático, los servicios de almacenamiento basado en objetos son una solución.

La conveniencia, elegancia y el costo asequible para almacenar de forma segura la información clave de una empresa es inmejorable.

Conclusión

En este momento, es de conocimiento común que realizar copias de seguridad periódicas es una práctica importante de seguridad de datos.

Incluso las pequeñas empresas y los consumidores están comenzando a darse cuenta del valor de almacenar sus copias de seguridad en una ubicación externa.

Después de todo, solo se necesita un golpe de mala suerte y todo, desde fotos familiares hasta finanzas corporativas, podría desaparecer en un instante.

Ha sido un largo camino desde los días de envío de cartones de tarjetas perforadas a un archivo externo.

Hasta que hemos llegado al desarrollo de las soluciones de almacenamiento en la nube actuales.

Gracias a los avances tecnológicos y los nuevos paradigmas, como las copias de seguridad basadas en la nube y los servicios de almacenamiento basado en objetos todo es más fácil.

Tanto las empresas como los personas, ahora tienen la capacidad de hacer copias de seguridad de sus datos en una ubicación remota casi al instante.