Todo lo que debes saber sobre la línea de comandos

Introducción

Linux tiene una interfaz gráfica de usuario y funciona de manera similar a la interfaz gráfica de usuario (GUI) en otros sistemas con los que estás familiarizado, como Windows y OSX.

Este tutorial no se enfocará en estos, ya que creo que probablemente puedas resolver esa parte por ti mismo. Este tutorial se centrará en la línea de comando (también conocida como terminal) que ejecuta Bash.

La línea de comandos es una bestia interesante, y si no has usado una antes, puede ser un poco desalentador. No te preocupes, con un poco de práctica pronto la verás como tu amiga.

No pienses que dejarás atrás la GUI, sino que te permitirá complementarla. Si bien puedes dejar la GUI por completo, la mayoría de las personas abre una interfaz de línea de comandos como otra ventana en su escritorio (de hecho, puedes tener tantas abiertas como desees).

Esto también es una ventaja para nosotros, ya que podemos tener varias líneas de comando abiertas y realizar diferentes tareas en cada una al mismo tiempo. También podemos volver fácilmente a la GUI cuando nos convenga.

Debes experimentar hasta encontrar la configuración que más te convenga. Como ejemplo, normalmente tengo 3 terminales abiertas: 1 en la que hago mi trabajo, otra para mostrar datos auxiliares y una final para ver páginas del Manual (te hablaré sobre esto más adelante).

Entonces, ¿qué es exactamente?

Una línea de comandos, o terminal, es una interfaz de texto basada en el sistema. Puedes ingresar comandos escribiéndolos en el teclado y recibirás comentarios de manera similar al texto.

La línea de comandos generalmente te presenta un indicador/aviso. A medida que escribes, se mostrará después ingresar a la terminal. La mayoría de las veces es para emitir comandos. Aquí hay un ejemplo:

Vamos a desglosarlo:

  • La línea 1 nos presenta una solicitud (user@bash). Después de eso ingresamos un comando (ls). Por lo general, un comando es siempre lo primero que escribes. Después de eso tenemos lo que se conoce como argumentos de línea de comando (-l /home/cesar). Es importante tener en cuenta que estos están separados por espacios (también debe haber un espacio entre el comando y el primer argumento de la línea de comando). El primer argumento de línea de comandos (-l) también se conoce como una opción. Las opciones se usan generalmente para modificar el comportamiento del comando. Las opciones generalmente se enumeran antes que otros argumentos y generalmente comienzan con un guión (-).
  • Las líneas 2-5 salen de la ejecución del comando. La mayoría de los comandos producen resultados y se enumerarán directamente debajo de la emisión del comando. Otros comandos solo realizan su tarea y no muestran ninguna información a menos que haya un error.
  • La línea 6 nos presenta un indicador nuevamente. Después de que el comando se haya ejecutado y la terminal esté lista para que ingreses otro comando, se mostrará el indicador. Si no se muestra ningún mensaje, es posible que el comando aún se esté ejecutando (más adelante aprenderás cómo lidiar con esto).
  • Tú terminal probablemente no tendrá números de línea. Los acabo de incluir aquí para que sea más fácil referirse a diferentes partes del material.

Abrir una terminal

Abrir una terminal es bastante fácil. No puedo decir exactamente cómo hacerlo, ya que cada sistema es diferente, pero aquí hay algunos lugares para comenzar a buscar.

  • Si estás en una Mac, encontrarás el programa Terminal en Aplicaciones -> Utilidades. Una forma fácil de acceder es la combinación de teclas ‘comando + espacio’ que mostrará Spotlight, luego deberás a escribir Terminal y pronto aparecerá.
  • En caso que desees usarla en Linux, probablemente la encontrarás en Aplicaciones -> Sistema o Aplicaciones -> Utilidades. Alternativamente, puedes hacer clic con el botón derecho en el escritorio y puede haber una opción ‘Abrir en terminal’.
  • Si estás en Windows y tienes la intención de iniciar sesión de forma remota en otra máquina, necesitarás un cliente SSH. Uno bastante bueno es Putty (gratis).

La Shell, Bash

Dentro de una terminal tienes lo que se conoce como una shell. Esta es una parte del sistema operativo que define cómo se comportará la terminal y qué aspecto tiene después de correr (o ejecutar) comandos por ti. Hay varias shells disponibles, pero la más común se llama bash, que significa Bourne again shell. Este tutorial asumirá que está utilizando bash como tu shell.

Si deseas saber qué shell estás utilizando, puedes usar un comando llamado echo para mostrar una variable del sistema que indique tu shell actual. echo es un comando que se utiliza para mostrar mensajes.

Si el comando imprime algo en la pantalla que termine en bash, entonces todo está bien.

Atajos

La terminal puede parecer desalentadora, pero no te preocupes. Linux está lleno de atajos para ayudarte a hacer tu vida más fácil. Se te presentarán varios de ellos a lo largo de este tutorial. Toma nota de ellos, ya que no solo te hacen la vida más fácil, sino que a menudo también te evitan cometer errores tontos como errores tipográficos.

Ejemplo

Aquí está tu primer atajo. Cuando ingresas comandos, en realidad se almacenan en un historial. Puedes recorrer este historial con las teclas de flecha arriba y abajo. Por lo tanto, no te molestes en volver a escribir los comandos que ingresaste anteriormente, generalmente puedes presionar la flecha hacia arriba varias veces. También puedes editar estos comandos con las teclas de flecha izquierda y derecha para mover el cursor donde desees.