Tres reglas que todo administrador de sistemas no puede (y no debe) romper

Si bien los hábitos son buenos, a veces las reglas pueden ser incluso mejores, especialmente en el mundo del administrador de sistemas (Sysadmin), cuando se maneja un entorno de producción.

Regla 1 – Realizar una copia de seguridad de todo (y validar la copia de seguridad regularmente)

Un administrador de sistemas experimentado sabe que el sistema de producción fallará algún día, sin importar cuán proactivos seamos. La mejor manera de estar preparado para esa situación es tener una copia de seguridad válida .

Si no tienes una copia de seguridad de tus sistemas críticos, debes comenzar a planificar de inmediato. Al planear una copia de seguridad, ten en cuenta los siguientes factores:

  • ¿Qué software (o script personalizado) usarías para realizar una copia de seguridad?
  • ¿Tiened suficiente espacio en el disco para guardar la copia de seguridad?
  • ¿Con qué frecuencia rotarías las copias de seguridad?
  • Además de la copia de seguridad completa, ¿también necesitas una copia de seguridad incremental regular?
  • ¿Cómo ejecutarías tu copia de seguridad? ¿Es decir, usar crontab o algunos otros programadores?

Si no tienes una copia de seguridad de tus sistemas críticos, deja de leer este artículo y vuele a trabajar. Comienza por planificar tu copia de seguridad de inmediato.

Estadísticas alarmantes

Hace un tiempo, en una de las investigaciones realizadas por un grupo de expertos (no recuerdo quién la hizo), recuerdo que mencionaron que solo el 70% de las aplicaciones de producción están respaldadas. De ellos, el 30% de las copias de seguridad no son válidas o están dañadas.

Supongamos que Juan realiza copias de seguridad de las aplicaciones críticas con regularidad, pero no valida su copia de seguridad. Sin embargo, Pedro ni siquiera se molesta en tomar una copia de seguridad de sus aplicaciones críticas. 7

Puede parecer que Juan, que tiene una copia de seguridad, está mejor preparado que Pedro, que ni siquiera tiene una copia de seguridad. En mi opinión, tanto Juan como Pedro están en la misma situación, ya que Juan nunca validó su copia de seguridad para asegurarse de que pueda restaurarse cuando haya un desastre

Si eres un administrador de sistemas y no quieres seguir esta regla de oro # 1 (o deseas romper esta regla), deberías considerar seriamente abandonar el trabajo de administrador de sistemas y convertirte en desarrollador. 🙂

Regla 2 – Ser experto en la línea de comandos (y evitar la interfaz de usuario si es posible)

No hay una sola tarea en un servidor Unix/Linux, que no pueda realizar desde la línea de comandos. Si bien hay algunas interfaces de usuario disponibles para facilitar algunas tareas de sysadmin, realmente no las necesita y debería usar la línea de comandos todo el tiempo.

Entonces, si eres un administrador de sistemas Linux, debes ser muy bueno usando la línea de comandos.

En cualquier sistema, si desea ser muy fluido y productivo, debes dominar la línea de comandos. La principal diferencia entre un administrador de Windows y un administrador de Linux es: interfaz gráfica vs. Línea de comandos. Un sysadmin de Windows no se siente muy cómodo con la línea de comandos. Un sysadmin de Linux debería estar muy cómodo con la línea de comandos.

Incluso cuando tienes una interfaz de usuario para realizar cierta tarea, debes preferir la línea de comandos, ya que entenderías cómo funciona un servicio en particular, si lo haces desde la línea de comandos.

En muchos entornos de servidor de producción, los sysadmin’s normalmente desinstalan todos los servicios y herramientas relacionados con la interfaz gráfica de usuario.

Si eres un administrador de sistemas Unix/Linux y no quieres seguir esta regla, es probable que haya un profundo deseo dentro de ti de convertirte en un administrador de Windows. 🙂

Regla 3 – Automatizar todo (y volverte perezoso)

Un sysadmin perezoso es el mejor administrador de sistemas.

No hay ni un solo administrador de sistemas que yo sepa, a quien le gusta romper esta regla. Eso podría tener algo que ver con la parte perezosa.

Tómate unos minutos para pensar y enumerar todas las tareas de rutina que puedes hacer diariamente, semanalmente o mensualmente. Una vez que tengas esa lista, descubre cómo puedes automatizarlas. El mejor administrador de sistemas por lo general no le gusta estar ocupado. Prefiere estar relajado y dejar que el sistema haga el trabajo por él.